sábado, 10 de mayo de 2008

Valentia-Imaginacion

Un cachorro, perdido en la selva, vió un tigre corriendo en su dirección. Comenzó entonces a pensar rápido, para ver si se le ocurría alguna idea que le salvase del tigre. Entonces vió unos huesos en el suelo y comenzó a morderlos.

Cuando el tigre estaba casi para atacarle, el cachorro dijo en alto:
- ¡Ah, este tigre que acabo de comer estaba delicioso!

El tigre, entonces, paró bruscamente y, muerto de miedo, dió media vuelta y huyó despavorido mientras pensaba para sí:
- ¡Menudo cachorro feroz! ¡Por poco me come a mi también!

Un mono que había visto todo, fue detrás del tigre y le contó cómo había sido engañado por el cachorro. El tigre se puso furioso y dijo:
- ¡Maldito cachorro! ¡Ahora me la vas a pagar!

El cachorro, entonces, vió que el tigre se aproximaba rápidamente por él, con el mono sentado encima, y pensó:
- ¡Ah, mono traidor! ¿Y qué hago ahora?

Comenzó a pensar y de repente se le ocurrió una idea: se puso de espaldas al tigre y cuando éste llegó y estaba preparado para darle el primer zarpazo, el cachorro dijo en voz alta:

- ¡Será perezoso el mono! ¡Hace una hora que le mandé para que me trajese otro tigre y todavía no ha vuelto!

Comentario:

En Momentos De Crisis, Solo La Imaginación Es Mas Importante que El Conocimiento
Albert Einstein

2 comentarios:

Terox dijo...

Jajaja. Eso es asustar con la vaina vacía...

Está bonito, pero es muy riesgoso...

ferzvladimir dijo...

excelente fabula, el ser humano vive de las creaciones espirituales, no es el cuerpo lo que ataca a nuesros enemigos cuando nos defendemos, es nuestra mente, nuestro intelecto, en la fabula el cachorro sabia muy bien que no era rival para el tigre y creo una ilusion lo suficientemente convincente para desahacerse de su enemigo, pero lo interesante de todo es que fue lo suficientemente creativo para darle continuidad a la farsa.