jueves, 1 de octubre de 2009

Burro

Un hombre cruza la frontera en un burro. Le registran para asegurarse de que no lleva contrabando y luego le dejan marchar. Durante dos años el hombre cruza cada día la frontera montado en burro mientras los guardias, cada día más recelosos, siempre le dejan marchar. Años después, un guardia retirado reconoce paseando por la calle a ese hombre que tanto tiempo pasó por la frontera. Le saluda amablemente y le dice:
-Los dos sabemos que pasaba usted contrabando, ¿qué era? Dígamelo, por favor.
-Burros, responde con tranquilidad.

5 comentarios:

El mae del bajo dijo...

demasiado bueno y muy acertado el comentario

Carlos dijo...

esta excelente la historia pero me parece que esta repetida la entrada

Alvaro dijo...

Eso es cierto, nadie se fija en lo obvio. Todos buscan lo oculto y no se dan cuenta de que puede estar frente a sus narices sin darse cuenta. Muy buena.

Saludos,

Julio Córdoba dijo...

Muy buena!!

MSB dijo...

Excelente!!!