lunes, 8 de junio de 2009

El Burro y el Tigre

En la antigua China no existían burros, hasta que alguien mando a traer a uno pero al no saber que hacer con él, lo llevó a las montañas y lo abandono allí.Un tigre que cazaba en los alrededores vio al burro y pensó que se trataba de un monstruo poderoso. Después de varios días de observarlo con cautela, se le fue acercando. Cuando el burro lo vio, su reacción innata fue gritar. El tigre se asusto, pues creyó que el animal lo mataría, y corrio a esconderse. Así, el borrico siguió comiendo despreocupadamente .Al ver que el burro no lo perseguía, el felino se acercó de nuevo. El borrico volvio a gritar, pero esta vez el tigre no se asustó, si no que comenzó a dar vueltas a sus alrededor. Cuando estuvo a un paso de él, lo empujo con la pata. El burro atemorizado, lo pateo. El tigre se pregunto "¿Esto es todo lo que puede hacer? ¿Como un animal tan grande es capaz de tan poco?¨Sin pensarlo mas el tigre atacó al burro, que una vez que grito y pateó, agotó sus recurso. Al instante el tigre se lo comió.Si el borrico no hubiera mostrado su temor, tal vez el final de la historia habría sido distinto.Cuando nuestra fuerza no es suficiente, una buena estrategia es lograr que el enemigo nunca lo sepa.

EL PODER DEL TIGRE

Analia L´Abbate-Karina Qian Gao


Comentario:

Si el burro hubiera aprovechado esta primera oportunidad que le dio la vida, en este momento los tigres no se comerían a los burros mas bien les temerían, el ser humano es igual y la vox populi en muchos lugares es lo que manda aunque sea 100% incorrecto, esto es algo frecuente por eso siempre se debe de dudar de lo que se cree establecido, no vaya ser que sea un simple burro lo que se crea de gran valor.

3 comentarios:

MEGAPRIMO dijo...

Pero idiay mae, tenemos al Burro de Licha en depre y vos con esas habladas lo vas a teminar de aguevar!!!

Son varas mias, EXCELENTE POST, tremenda enseñanza de la vida nos deja este mensaje, muy bueno, te felicito, siga compartiendo màs de estos mensajitos tuanis si tienes por ahì guardados.

Salu2.

andrés dijo...

Excelente analogia, de verdad que muchas veces llegamos a confrontaciones con nuestro temor en la cara mostrandolo a todos, tal vez sin saber la fuerza del contrincante...

Recuerdo que una vez estuvimos a punto de ser asaltados y un amigo no decia nada, no se movia, no se mostraba preocupado. Esto llamo la atencion de ellos y lle preguntaron de donde era; el dijo con fuerte voz "Tirrases"... ellos se volvieron a ver y se fueron....

dolor de muelas dijo...

Muy bueno... hay cosas que no hay que demostrar y entre esos es el miedo.