sábado, 11 de octubre de 2008

Astucia femenina III

Una mujer y un hombre chocan de frente en sus autos, el golpe es tan grande, que quedan los autos completame destrozados. Pero increíblemente ninguno de los dos sale lastimado. Después de salir de los autos la mujer dice: '¡Ay Dios!,mira nuestros autos!, no quedó nada de ellos y milagrosamente no tenemos ni un rasguño, ésta debe ser una señal de Dios de que nosotros debemos conocernos, ser amigos, y hacer el amor como desquiciados por el resto de nuestros días.
' Y el hombre, viendo la belleza de la mujer, contesta: 'Oh si! Estoy completamente de acuerdo contigo, ésta es una señal de Dios.' La mujer continua: 'Mira, otro milagro, mi auto está completamente destruido pero esta botella de vino no se quebró, de seguro que Dios quiere que nos tomemos esta botella de vino y celebremos nuestra buena suerte.
' Le da la botella al hombre, él acepta, la abre y se toma la mitad, se la regresa; ella, toma la botella e inmediatamente le pone el tapón y se la regresa al hombre, y él le pregunta: '¿Qué, no vas a tomar?' La mujer responde: 'No, yo creo que mejor voy a esperar a la policía; tú ya traes aliento alcohólico.
Anonimo
Comentario:
El punto debil del hombre: sus hormonas, nunca falta un hombre en que la testosterna le bloquea la razon y termina cometiendo una imprudencia. La anecdota esta vacilona, pero el uso de mujeres para tender trampas a los hombres es algo antiquisimo la historia esta llena de ejemplos.

1 comentarios:

El Culé dijo...

Muy buen blog, nunca lo había visitado. Saludos